¿Hasta dónde puede llegar el ser humano? (I) La obediencia

Desgraciadamente, no tenemos nada más que encender la televisión para ver ejemplos de cómo un ser humano mata, tortura o viola a otro ser humano. ¿Cómo puede suceder? ¿Quién es capaz de hacerle algo así a otra persona? Una respuesta que solemos dar a estas preguntas es que quien lo ha hecho “es una mala persona”. Sin embargo, la explicación real suele ser más complicada. Hay muchos factores que pueden llevar a una persona a cometer acciones tan extremas, y uno de ellos es la obediencia.

 Seguir leyendo

¿A qué esperas para pedir auxilio?

help

Si alguna vez ha visto un monte arder, ¿Llamó a los bomberos? Si alguna vez ha oído gritos extraños, ¿Fue a ver qué pasaba o llamó a la policía? Si alguna vez ha visto a alguien pelearse, ¿Hizo algo al respecto?

Haga memoria. Seguramente recuerde alguna situación en la que alguna persona necesitó auxilio y usted no llamó al servicio de emergencias ni ayudó de alguna manera. Puede ser que no prestara ayuda porque no se sentía responsable por la presencia de más personas, no se sentía capacitado o simplemente porque creyó que no era necesario prestar ayuda.

 Seguir leyendo

Los “buenos chicos” de la violencia machista

No, este no va a ser un post sobre falsas denuncias. Cuando la violencia machista deja una víctima mortal, las cámaras de televisión recogen a numerosos vecinos sorprendidos, que dicen frases tipo “no me lo puedo creer, era muy buen chico”, “era muy educado”, “se llevaba muy bien con la gente del pueblo/barrio”…

Este tipo de frases nos pueden hacer dudar de que ese hombre haya matado realmente a su pareja. Pueden sugerir que en el fondo es una buena persona que es imposible que haya hecho nada malo. O, si me apuran, que si ha cometido un acto tan horrible habrá sido sin querer. Las distorsiones cognitivas (una palabreja que utilizamos en psicología para hablar de las ideas que no nos dejan ver la realidad correctamente) que pueden estar detrás de estos pensamientos dan para otro post entero, pero mi intención es dejar una cosa clara: muchos de los hombres que cometen feminicidios tienen una “doble cara”  Seguir leyendo